Día a día nos encontramos con situaciones, en el trabajo, en casa o en la calle, que pueden traer riesgos para la vida humana.

Pocas veces cuando ocurren estas situaciones, hay profesional sanitario preparado para atendernos, y muchas veces el tiempo hasta que llega la ambulancia es crucial para salvar la vida de alguien, hace necesario tener conocimientos básicos en primeros auxilios.

En el ámbito laboral, es igual de importante contar con gente que tenga conocimientos en primeros auxilios. El empresario debe garantizar todas las medidas necesarias para trabajar con seguridad.

El método de actuación, en ocasiones no se tenía claro, y se creó el método PAS para las actuaciones en caso de emergencia.

El término PAS, hace referencia a las iniciales de las tres palabras clave en una emergencia:

  1. PROTEGER, evitar que el accidente sea más grave
  2. AVISAR, llamar al 112
  3. SOCORRER, por alguien que esté preparado para hacerlo y hasta que llegue el personal sanitario

Hay que tener claro dos aspectos en la asistencia al accidentado:

  1. NO hay que mover al accidentado, puede provocar secuelas irreversibles
  2. NO hay que darle de beber agua, puede que la lesión que tenga, haga que el agua se vaya por otra vía, y se provoquen problemas más graves

Hay dos tipos de evaluación que hay que hacerle al accidentado:

1. Exploración primaria

Sirve para averiguar en que estado se encuentra el paciente

En esta exploración hay que comprobar cuatro aspectos básicos:

  • Consciencia: si no se observa ninguna señal, pellizcar la axila y si no hay movimiento, el accidentado estará inconsciente
  • Respiración: Ver movimiento torácico, sentir el aliento en la mejilla, y escuchar la respiración
  • Pulso: se toma:
    • Normalmente, en la artería carótida (cuello)
    • En el caso de las personas obesas en la artería humeral (interior del codo)
    • En el caso de los bebés es apical (en la tetilla izquierda).

En cualquier caso, hay que medir el pulso durante 1 minuto, observando si el pulso es frecuente y regular

Cifras normales del pulso

Bebés 130 a 140 pulsaciones por minuto
Niños 80 a 100 pulsaciones por minuto
Adultos 72 a 80 pulsaciones por minuto
Ancianos 60 o menos pulsaciones por minuto

 

  • Hemorragias: cuando son externas y se pueden observar, aplicar presión encima de la herida con apósitos durante 10 minutos:
    • Si no cesa: Sin quitar el primer apósito bajo ningún concepto, se buscan las principales arterias y se hace presión para que el volumen de sangre disminuya.
    • Si ha cesado: Sin quitar el primer apósito bajo ningún concepto, envolver con gasas la herida y aplicar durante 10 minutos hielo.
    • Torniquete: No se realizará nunca, salvo extrema necesidad, y por personal autorizado, ya que detiene toda la sangre y es muy peligroso para la víctima.

Una vez se ha analizado el estado de la víctima, y sabemos cuales son los síntomas que tiene, hay que realizar una segunda exploración.

2. Exploración secundaria

Sirve para localizar posibles lesiones

Hay que mirar cinco puntos clave:

  • Cabeza: buscar heridas en la cara, en la cabeza, y asegurarse que no hay lesión ocular
  • Cuello: buscar bultos o deformidades
  • Tórax: Mirar si hay heridas y si le cuesta respirar
  • Abdomen: si la pared del estómago está dura, esto significará que puede haber hemorragia interna
  • Extremidades: buscar esguinces, fracturas o luxaciones

Si encontramos alguna lesión, hay que mantener estabilizado y de la manera más cómoda posible al herido en espera del personal sanitario cualificado.

Es necesario saber cuales son las principales posiciones de espera para los heridos. Si el herido está inconsciente la espera debe hacerse en la posición lateral de seguridad.

  1. Con el accidentado boca arriba, cogemos el brazo que tengamos más cerca y lo subimos hacia arriba recto.
  2. La pierna que tengamos más alejada se la flexionamos
  3. Giramos al accidentado hacia nosotros suavemente, empujándolo de la rodilla flexionada y del hombro más alejado
  4. El brazo que le queda al lado, lo colocamos como punto de soporte. Lo ponemos de tal manera que la mano toca la cara y el codo el suelo

Si sospechamos que puede haber lesión en la columna:

  1. Colocar al accidentado boca arriba con los brazos cruzados encima de su pecho
  2. Entre dos personas, girar poco a poco al accidentado, hasta colocarlo de lado

Por último, es necesario saber realizar la maniobra RCP (Reanimación Cardiopulmonar):

  1. Coloca al accidentado boca arriba, sobre un suelo liso y duro
  2. Abra la boca del accidentado
  3. Realiza el soporte ventilatorio o boca-boca. Hay que realizar de 2 a 4 insuflaciones en la boca de la víctima que duran de 1 a 1,5 segundos. Mientras realizas las insuflaciones, cierra la nariz de la victima
  4. Si no tiene pulso, hay que realizar el soporte circulatorio
  5. Localiza el área de compresión:
    1. Adultos: tercio inferior del esternón
    2. Bebés: Mitad inferior del esternón
  6. Inicia las compresiones desplazando el esternón hacia abajo. Mantén un ritmo correcto de las compresiones:
    1. Adultos: 80-100 compresiones por minuto
    2. Niños y bebés: de 100 a 120 compresiones por minuto
  7. Intercala las compresiones y las insuflaciones:
    1. Adultos: 15 compresiones y 2 insuflaciones
    2. Niños y bebés: 5 compresiones y 1 insuflación
  8. Comprueba que surge efecto en tu maniobra, para durante 5 segundos y mira como responde la víctima

Conociendo las nociones básicas en primeros auxilios puedes salvar muchas vidas. Conciencia a los que están a tu alrededor de la importancia de realizar un curso en primeros auxilios, y si tu tampoco lo has hecho, no esperes más.

¡Busca el centro más cercano y fórmate!

Source: Universidad de La Rioja

Call Now ButtonLlámanos sin compromiso