En Preconlab te ofrecemos una serie de consejos para no ser víctima de un golpe de calor este verano.

Para la mayoría de personas el verano es sinónimo de desconexión y vacaciones. Sin embargo, para algunos también es sinónimo de peligro, sobre todo para aquellos que trabajan al aire libre bajo un sol de justicia. En esta estación suelen proliferar las erupciones en la piel y los calambres musculares provocados por la las altas temperaturas. Aunque si hay un peligro realmente grave en esta época del año ese es, sin duda, el golpe de calor.

Producido cuando el cuerpo supera los 40ºC de temperatura, el golpe de calor conlleva un serio riesgo para la salud, pudiendo incluso provocar la muerte. Se manifiesta con los siguientes síntomas:

  • Taquicardias
  • Respiración rápida
  • Dolor de cabeza y pesadez
  • Náuseas y vómitos
  • Piel seca y caliente
  • Ausencia de sudoración
  • Confusión mental y convulsiones
  • Pérdida de conciencia
  • Pupilas dilatadas

Además de los factores climáticos y los factores individuales (edad, peso, enfermedades cardiovasculares, etc.), los golpes de calor muchas veces son debidos a factores relacionados con el tipo de tareas que se realizan en el trabajo. Con el fin de evitarlos, es necesario adoptar una serie de medidas preventivas:

  • Limitar las tareas pesadas a los trabajadores
  • Proporcionar en todo momento agua durante la jornada laboral
  • Habilitar zonas frescas para el descanso de los trabajadores
  • Hacer rotaciones en caso de estar mucho tiempo realizando una misma tarea
  • Planificar las tareas más pesadas en las horas más frescas del día
  • Cuando el trabajador vuelva de vacaciones, considerar que es necesario un periodo de aclimatación de 7 a 15 días
  • Permitir al trabajador hacer pausas (como mínimo una a cada hora)
  • Llevar siempre la gorra o el casco puesto y vestir con la ropa adecuada
  • Informar al trabajador de los riesgos y las medidas de prevención pertinentes

Una vez ya sabemos cómo evitarlos, es esencial saber cómo auxiliar en el caso de que alguien que esté a nuestro alrededor sufra un golpe de calor. En tal caso deberíamos hacer lo siguiente:

  • Colocar al trabajador en una zona a la sombra y con ventilación
  • Desvestir al trabajador y darle duchas frías de entre 15-18ºC o cubrirle de toallas mojadas
  • Darle de beber agua fría si está consciente
  • Recostarle sobre un lateral de su cuerpo con la cabeza ligeramente ladeada, con las piernas flexionadas, el brazo inferior atrás y el brazo superior flexionado hacia delante y arriba
  • Llamar a un médico lo antes posible

¡En verano, no te la juegues! ¡El calor puede ser un enemigo mortal!

Si deseas más información sobre los riesgos de trabajar bajo el sol en verano, te recomendamos que visites la web del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Call Now ButtonLlámanos sin compromiso