Nuestro puesto de trabajo, muchas veces nos obliga a mantener la misma postura durante horas, no nos damos cuenta que es una de la principales razones por las que se cargan los músculos, y en consecuencia, aparecen las lesiones musculares por sobreesfuerzo.

Los sobreesfuerzos musculares están clasificados en tres categorías:

  1. Sobreesfuerzos por forzar la postura

Al mantener una postura forzada durante un tiempo continuado, el músculo comprime los vasos sanguíneos y disminuye el aporte de sangre a esa parte del cuerpo, provocando que entre menos oxigeno y menos glucosa, ambos necesarios para la correcta circulación de la sangre.

Hay diferentes circunstancias por las que se producen las posturas forzadas, si se mantienen durante más del 10% del ciclo del trabajo:

  • Por falta de espacio
  • Por la colocación de los diferentes elementos que utilizamos para trabajar, si nos cuesta interactuar con ellos, es que estamos forzando esa postura
  • Mantener el cuello inclinado
  • Tener el tronco inclinado hacia delante
  • No tener la espalda ni los pies apoyados firmemente
  • Cuando realizamos actividades de precisión con los dedos y no apoyamos los brazos
  • Mantener el codo alejado del cuerpo
  • Hacer rotaciones rápidas del antebrazo
  • Tener la muñeca en posiciones desviadas de su trayectoria normal
  • Hacer fuerza con los dedos para agarrar algún objeto
  • Estar de pie demasiadas horas sin cambiar la postura, hay que ir repartiendo el peso de la parte derecha a la parte izquierda del cuerpo

Para no sufrir ninguna lesión por sobreesfuerzo de una postura, hay una serie de recomendaciones que nos ayudarán.

  • Dispón de todo el espacio necesario para realizar el trabajo
  • Ten los elementos a utilizar para la realización del trabajo en el campo visual y de manera que la interacción con ellos no provoque ninguna postura forzada
  • Reparte la fuerza entre las dos partes del cuerpo
  • Mantén una altura correcta de los elementos de trabajo
  • Si tu postura es estar sentado, hay varias recomendaciones:
    1. Ten los muslos horizontales y las piernas verticales formando un ángulo de 90º
    2. No presiones la parte inferior de los muslos
    3. Piernas y brazos formen un ángulo de 90º
    4. Manos relajadas
    5. Columna completamente recta
    6. Pies apoyados en el suelo
  • Si tu trabajo te obliga a estar de pie:
    1. Alterna el peso entre las dos partes del cuerpo
    2. Usa calzado cómodo: que no apriete, con un poco de tacón y bajo
  • Recuerda que la circulación venosa es muy importante, hay que tener en cuentas las recomendaciones que nos dan los expertos:
    1. Usa ropa y calzado ancho
    2. En la ducha, masajéate las piernas alternando agua fría y caliente
    3. Pon las piernas en alto cuando estés descansando
  1. Sobreesfuerzos por la incorrecta manipulación de cargas

La manipulación de cargas es una actividad muy frecuente en la mayoría de trabajos, ya sea carga pequeña o carga grande, siempre hay que levantarla siguiendo los pasos correctos, y así no sufrir lesiones.

Las lesiones más comunes que provoca la incorrecta manipulación de cargas son, contusiones, cortes, fracturas, pero sobretodo lesiones musculares en la espalda y en las lumbares.

En la manipulación de cargas, se ha consensuado que a partir de 3kg empieza a ser una manipulación que trae riesgos, a partir de 25 kg, ya existe riesgo alto de sufrir lesiones.

Para manipular cargas, hay unos pasos a seguir:

  • Antes de empezar, ten planificado como se levantará la carga y a donde hay que transportarla
  • Separa los pies y adelanta uno para tener más estabilidad a la hora de cargar peso
  • Levanta la carga con la espalda totalmente recta y haciendo la fuerza con las rodillas y piernas
  • Transporta la carga enganchada al cuerpo y agarrando bien con las manos
  • Haz el levantamiento suavemente, extendiendo las piernas
  • No gires el cuerpo con la carga en las manos, es recomendable ir girando los pies hasta alcanzar la posición correcta
  • Deposita la carga en dos etapas, primero déjala y luego colócala correctamente
  1. Realización del mismo movimiento

El último tipo de sobreesfuerzo muscular,  aparece a causa de la realización de movimientos repetitivos. Es normal que aparezcan molestias en las articulaciones cuando llevamos un rato repitiendo el mismo movimiento, suelen aparecer en hombros, codo y muñecas.

¿Por qué aparecen estas molestias?

  • Realizar fuertes esfuerzos, a los que no estamos preparados
  • Repetición de la misma actividad varias veces
  • Tener la muñeca y hombros en postura forzada
  • Hacer pocos descansos durante la jornada
  • Exposición a temperaturas elevadas, tanto mucho frío como mucho calor
  • Vibración en las máquinas o herramientas que se utilicen

Existen varias patologías relacionadas a la repetición de movimientos:

  1. Tendinitis: Esta lesión consiste en la inflamación de los tendones
  1. Tenosinotivitis: Se inflaman las vainas tendinosas (tejido que forma una cubierta, y por debajo de esta, están los tendones), y se limita la movilidad del tendón porque no tiene la suficiente lubricación
  1. Síndrome del túnel Carpiano: Aparece una sensación de descontrol junto con la hinchazón de las manos, y un hormigueo que se va haciendo insoportable a medida que pasa el tiempo

 

Tener el conocimiento de cuál es la postura correcta en la realización de diferentes actividades, nos ayudará a evitar lesiones musculares que causan molestias innecesarias.

¡Sigue estos pasos y evita cualquier lesión muscular!

 

Source: Mutua Universal (2001) Principios básicos de prevención: Ergonomía en el puesto de trabajo. Barcelona

Call Now ButtonLlámanos sin compromiso